sábado, 4 de octubre de 2014

CAPÍTULO 9 – “HAY UN CULPABLE”



Previamente en Todo a su Tiempo.
Javier recibió malas noticias.

Javier: (Enseñándole el sobre a Paola)… al parecer, tengo (comenzando a llorar) cáncer.
Pablo cobró su primera víctima en la Universidad.

Estando Pablo en el suelo y sentado en el mismo, con ambos pies, empuja con fuerza el estómago de Francisco, y éste choca con la ventana, ésta se rompe, y Francisco se va cayendo del segundo piso…
Miguel fue secuestrado.
Miguel: (Gritando muy desesperado) ¡Regresa aquí maldito imbécil! ¡Regresa hijo de perra! Pablo le hace caso omiso a los gritos de Miguel…
Pero, logró escapar.
Miguel se toma de valor, y con el mismo palo con el que golpeó a Pablo, golpea al vigilante, entonces logra salirse de la fábrica abandonada, y escapa.
Desafortunadamente hubo un accidente,…
…en ese momento el camión de la 73 se sube al andén número uno, y el camión atropella a varias personas, incluidos Miguel, Javier y Luis.
…en el que alguien no sobrevivió.
Paola comienza a respirar muy fuerte, y después suelta un gran grito al ver el cuerpo.
 
CAPÍTULO 9 – “HAY UN CULPABLE”
Fue un día muy trágico.
Llegan ambulancias y patrullas al lugar del accidente.
Sólo podías escuchar gritos y lamentos.
Había personas cerca de las personas heridas, llorando por lo sucedido.
Personas desangrándose.
Un paramédico está deteniendo la hemorragia de uno de los accidentados.
Ni podías ver a personas sonreír.

Paola está junto con Ofelia y Héctor, los tres muy tristes por lo sucedido.
Bueno, sólo a una persona, que disfrutaba el dolor de los demás.
INT. BASE DE CAMIONES DELTA - DÍA

Pablo se acerca a dónde está Bianca, y él estaba sonriendo.
Pablo: (Sonriendo) Pobrecitos, me dan tanta pena.
Bianca: ¿Entonces por qué sonríes?
Pablo: Porque ahí se encuentran todos tus amigos, y tu ilusionado.
Bianca: Mira qué chistosito eres, a mí no me da ninguna gracia todo esto.
Pablo: ¡Qué raro!
Bianca: ¿Qué raro? ¡Por Dios Pablo, mucha gente está sufriendo!
Pablo: (Sorprendido) ¿Desde cuándo te importa la demás gente?
Bianca: Desde que sé qué es el sufrimiento.
Bianca deja abandonado a Pablo, al mismo tiempo Paola se acerca rápidamente a Miguel, que era el conocido que más saltaba a la vista.
Paola: (Sorprendida al ver a Miguel con marcas de atadura en las manos) ¿Qué demonios te había pasado?
Miguel: (Agonizando) Fue Pablo el que me secuestró, nadie de ustedes debe confiar en él.
En ese momento se acercan Héctor y Ofelia, después Miguel toma la mano de Paola, a los diez segundos, la deja caer y muere, en ese momento Paola respira muy fuerte y suelta un gran grito, se levanta inmediatamente y va a buscar a Javier y a Luis.

Paola: (Llorando desesperadamente) ¡Javier! ¡Luis!
Policía: Jovencita, le pido de favor que se retire de esta zona.
Paola: (Enojada) ¡Estoy buscando a mis amigos!
Policía: Nosotros le avisamos.
Héctor y Ofelia se acercan a Paola para calmarla.
Ofelia: Paola, mejor vamos a alejarnos.
Héctor: Ya los encontrarán, no te preocupes.
Los tres se redirigen al mismo lugar donde estaban.
Y lo peor de una tragedia,…
Paola busca desesperadamente a Javier y a Luis.
…es no saber que más consecuencias pudo haber dejado.
 
Habían pasado sólo tres horas.
Paola llega al Hospital General Regional, camina por los pasillos.
Seguían atendiendo a los heridos del accidente.
Paola ve mientras camina, que en varias habitaciones, hay doctores curando personas heridas del accidente.
Llevando a la morgue a aquellos que no sobrevivieron.
Paola ve que a su lado, pasan unos doctores con una camilla, en ella, un cuerpo tapado con una sábana.
Y una joven, visitaba a sus amigos que habían sido víctimas,…

Paola llega a la habitación de Javier y Luis, los tres sonríen.
…de la tragedia.
INT. HOSPITAL GENERAL - DÍA
Paola pone su bolso en un mueble, y se pone en medio de ambas camillas.
Paola: (Con mirada triste) Pensé que les había pasado algo, ¿cómo siguen?
Javier: Yo ya mejor, gracias.
Luis: Yo sólo tengo dolor de espalda, perdón por irme tan rápido, así no nos hubiera pasado nada.
Javier: Ya te dije que no tienes que pedir perdón, esa Bianca es una inoportuna.
Paola: Nadie sabía que el chofer se descontrolaría, y que Miguel estaría ahí.
Javier: (Agachando la mirada) No puedo creerlo, pobre Miguel. Iremos al funeral, ¿sabes cuándo es?
Paola: Sus padres me dijeron que en dos días, si gustan les traigo su ropa de funeral.
Luis: Gracias Paola, pero yo me encargo de mi ropa.
Javier: Yo igual voy por mi ropa, no creo que tarden tanto en darnos de alta.
Paola: Está bien, voy a estar con Ofelia y Héctor en la sala de espera.
Javier: Claro Pao.
Luis: No hay problema.
INT. CUARTO FORENSE - DÍA
Paola sale de la habitación, y al mismo tiempo, los forenses se encontraban revisando el cuerpo de Miguel.
Forense 1: A este muchacho lo torturaron, tiene marcas en las muñecas, de ataduras.
Forense 2: Y en los pies, mi pregunta es, ¿qué hacía en la base de camiones tan herido y débil?
Forense 1: Pues supe que una muchacha se le acercó antes de morir, y él le dijo algo que la dejó sorprendida.
Forense 2: Cuando entreguemos los reportes de investigación, hay que ver si la policía tomó eso en cuenta. Cualquier cosa es muy importante.
Forense 1: Claro, de hecho lo pondré como nota en mi celular
El forense saca su celular, al mismo tiempo estaban Pablo y Martín en la fábrica abandonada.

INT. FÁBRICA ABANDONADA - DÍA
Martín: Tienes mucha suerte de que muriera en el impacto del camión.
Pablo: (Nervioso) Me siento muy culpable, no debiste pagarle a ese maldito chofer.
Martín: (Molesto) Te ayudo, y todavía te enojas.
Pablo: (Enojado y nervioso a la vez) ¡Mucha gente inocente salió herida!
Martín: (Furioso) ¡Ya tranquilo! Sólo hay que ver por nuestros intereses ¡Y ya!
Pablo: (Tranquilizándose) Tienes razón sólo nuestros intereses importan.
Martín: (Sonriendo con malicia) Ése es mi chico
Martín sale de la habitación mientras Paola se encuentra hablando con Ofelia y Héctor en la sala de espera del Hospital.

INT. HOSPITAL GENERAL - DÍA
Ofelia: Pao, no es por ser metiche verdad, pero, cuando te acercaste a Miguel, pareció que te dijo algo, algo que te dejó muy sorprendida.
Paola: (Algo nerviosa) ¿A qué te refieres?
Héctor: A que te reveló algo.
Paola: Pues sí, que Pablo fue el que lo había secuestrado.
Héctor: (Sorprendido) Es justo lo que sospechaba.
Ofelia: Hay que denunciarlo, Pablo ha de ser el que hizo todo eso.
Paola: ¿Cómo? Si la víctima ya falleció.
Héctor: Si Pablo fue capaz de eso, entonces hay probabilidades de que también haya matado a Francisco, al profesor Octavio.
Paola: Tenemos que buscar si hay cintas guardadas de aquel día, husmear en la caseta de los guardias.
Ofelia: Y más ahora, porque los policías sospechan que yo maté a Francisco.
Los tres se quedan callados, pensando en la situación.
 
2 Días Después
INT. PANTEÓN DE LA CIUDAD - DÍA

Terminando el entierro de Miguel; Javier junto con Paola, Ofelia, Héctor y Luis se dirigen a dar el pésame a los padres de Miguel.

Paola: (Con mirada triste) Nuestro más sentido pésame.
Daniela: (Llorando) Gracias, nunca me imaginé que todo esto sucedería.
Patricio: (Llorando) Es algo muy trágico para nosotros.
Javier: Si llegan a necesitar algo, sólo dígannos.
Daniela: Gracias, nos tenemos que ir.
Patricio: Gracias.
Javier: No hay de qué.
Se van Daniela y Patricio, y justo en ese momento notan que Pablo se acerca a la tumba de Miguel.
Héctor: (Sorprendido) ¡No puedo creer que Pablo esté aquí!
Ofelia: (Enojada) ¡Hay que ir a reclamarle a ese hijo de perra!
Paola: (Con tono firme) ¡No! Tenemos que encontrar pruebas contundentes de que él está metido en todo esto.
Javier: Pao tiene razón, ya nos encargaremos de averiguar todo.
Ofelia: ¿Por qué tan callado Luis?
Luis: (Con mirada seria) ¿No creen que Bianca también esté en todo esto?
Todos se sorprenden con la pregunta de Luis.
Héctor: Es una buena teoría.
Javier: Y sí, Bianca es muy amiga de Pablo.
Paola: ¿Cómo piensan que podemos descubrir lo que está pasando?
Javier: Déjenmelo a mí, yo creo saber cómo.
Todos se quedan callados, y justo en ese momento todos se dirigen a sus casas.
 
31 de octubre de 2014
Ya habían pasado días de aquella tragedia.
Bianca se dirige al salón con una caja que tiene alfeñiques.
Ya no había tantas cosas por cuáles preocuparse.

Héctor y Ofelia llegan juntos al salón.
Ya se había aprendido a ignorar aquellas cosas que no importaban.

Luis está platicando con Javier, y a la vez ignorando a Bianca, que ella lo observaba.
Y comenzaron a aprender que todo a su tiempo.
INT. AULA DEL MT-104 - DÍA
Luis sigue platicando con Javier.
Luis: (En voz baja) Dime una cosa, ¿es cierto que te gusta Paola?
Javier: (Un poco sorprendido) ¿Por qué lo dices?
Luis: Sí te gusta, se te sonrojaron los cachetes.
Javier: (Poniendo mirada triste) Pues es más que eso, pero tengo miedo de lastimarla.
Luis: ¿Por qué? Acaso, ¿la tienes grande?
Ambos se ríen, después Javier pone una mirada seria.
Javier: No es eso, siento que yo tengo la culpa de todo lo que está pasando, y si llega a ser mi novia, tengo miedo de que le hagan algo.
Luis: No te desanimes, cuando todo salga bien, ya le dices qué onda, porque se nota que también te quiere un buen.
Javier se sonroja más y sonríe.
Javier: ¿Tú crees eso?
Luis: Puede que sí, ustedes parecen hermanos, pero deberían de ser novios.
Javier: Gracias por decirme todo esto hermano.
Luis: No hay de qué hermano.
Ambos se chocan las manos.
 
INT. EDIFICIO A - DÍA
Paola se dirige rápidamente al baño, pero en ese momento se da cuenta de que entra al edificio el doctor César, y se dirige hacia él.
Paola: (Sorprendida) ¡Doctor! ¿Qué hace usted aquí?
César: Justo ando buscando a Javier, ¿sabes dónde está?
Paola: (Algo apurada y apenada) Pues deja voy al baño y regreso, ¿me espera aquí?
César: (Soltando una leve risa) Claro, Paola.
Paola se dirige al baño, cinco minutos después, Paola y el doctor se dirigen al aula, al llegar, Javier se sorprende al ver al doctor.
Javier: (Sorprendido) ¡Doctor! ¿Qué pasa?
Javier se dirige hacia el Doctor y lo saluda.
César: (Con mirada seria) No quería decirte esto por teléfono, así que opté por venir a decirte.
Javier: ¿Qué pasó? ¿Se extendió el cáncer?
El doctor César niega con la cabeza y después sonríe.
Paola: (Sorprendida) ¿Eso quiere decir que…?
César: Sí, que ya estás limpio, has vencido al cáncer Javier.
Paola: (Feliz y sorprendida) ¡Qué genial!
Paola se dirige hacia Javier y le da un gran abrazo, Javier comienza a sonreír y a llorar. Luis, Héctor y Ofelia se acercan muy felices al lugar, Mateo también se acerca.

Luis: (Muy sonriente) Felicidades amigo.
Ofelia: Sin duda los milagros existen.
Javier: Ya lo sé, (hacia César) gracias Doctor, a usted le debo mucho.
César: Nada de que agradecer, gracias a usted por confiar en mí.
Javier se dirige hacia el doctor y le da un gran abrazo.
 
EXT. UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE LEÓN - DÍA

A la salida, los cinco amigos salen de la escuela, Javier no dejaba de sonreír.
Luis: Van a pensar que eres un depravado sexual Javi.
Todos se ríen ante el comentario de Luis.
Javier: (Muy feliz) ¡Es que la vida es maravillosa!
Héctor: (Sonriendo) Y vaya que sí, se nota con tu cara.
Ofelia: Yo propongo una cosa.
Paola: ¿Qué cosa?
Ofelia: Que vayamos a visitar a Pancho y a Mike.
Luis: Me parece buena idea, les llevaré unas chelas de esas que les gustaban a ellos.
Javier: Vayamos, ellos merecen que los visitemos.
INT. PANTEÓN DE LA CIUDAD - DÍA
Después de un rato, los cinco se dirigen al panteón, llegan a las tumbas de ambos, que estaban a un lado, sus criptas decían, “Estudiantes Modelo”, los cinco se inclinan para rezar, en ese momento Luis se ríe.
Javier: ¿Qué es gracioso Luis?
Luis: Me acordé de Bianca, que es Zorra y Cobra.
Todos se ríen acordándose de ese chiste.
Héctor: Esa sí estuvo buena.
Ofelia: Bueno, creo que reírnos es un homenaje a ellos, espero no lo tome a mal Dios.
Paola: Y luego el chiste de Miguel, que dijo que las mujeres lo primero que hacen es despertarse es rascarse los ojos porque…
Ofelia: ¡Pao! No lo termines.
Paola: (Riéndose) Porque tienen lagañas, no piensen mal.
Javier, Luis y Héctor se arrancan unas grandes carcajadas.
Ofelia: (Asqueada) ¡Qué cochinos son ustedes!
Ofelia suelta una leve risa.
Héctor: (Riéndose) De seguro se ríe porque es la verdad.
Ofelia deja de reírse, mira con los ojos entrecerrados a Héctor, y después se ríe, las personas que estaban en un entierro se quedan mirando de forma extraña a los cinco amigos.
Luis: ¿Ya se percataron de que hay gente mirándonos, como si nosotros fuéramos unos locos degenerados?
Javier: Que nos perdonen, pero nuestros amigos eran así en vida, ellos… ellos tienen la culpa por hacernos reír.
Paola: La vida es de sonreír, no de llorar. Aunque a veces chillamos por cosas tontas.
Ofelia: Exacto, como cuando ellos murieron.
Los cinco dejan de sonreír, después los guardias del panteón se dirigen hacia ellos porque estaban haciendo un escándalo, los cinco amigos se van corriendo para que no los alcancen, en la corrida, Luis se cae, Héctor y Javier lo levantan.
Javier: ¡Vamos compadre! Que nos alcanzan.
Luis: (Todavía riéndose) ¡Ya voy, me duele la panza de tanto reírme!
Los cinco logran alejarse de los guardias, y se detienen.
Javier: Yo digo que es hora de irnos a nuestras casas.
Paola: Seguro ya quieres decirle a tu madre la noticia.
Javier: Claro, pero antes tengo que ir a la universidad.
Luis: (Sorprendido) ¿Para qué?
Javier: Mañana les digo, estoy seguro de que me servirá de algo ir.
Ofelia: Bueno, nos vemos mañana para averiguar lo de Pablo.
EXT. UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE LEÓN - DÍA
Después de un rato, Javier llega a la Universidad, justamente llega a la caseta de los guardias.

Ramiro: ¿En qué te podemos ayudar Joven?
Javier: Pues cuando venía, me di cuenta de que robaban un auto hasta el final del estacionamiento, y como no hay policías cerca, pues vine con ustedes.
Ramiro: ¡Nepomuceno! ¡Acompáñame a verificar algo! (Dirigiéndose a Javier) ¿Te encargo aquí muchacho?
Javier: (Sonriendo amablemente) Claro.
Ramiro y Nepomuceno se dirigen hacia el estacionamiento, Javier se dirige rápidamente hacia la caseta, esquivando a las cámaras. Busca rápidamente en los casetes, encuentra la fecha de la muerte de Francisco, pero en eso se encuentra una pequeña caja que decía “Martín y Pablo”, abre la caja y encuentra un disco, nota que se acercan los guardias, toma el disco y lo esconde en su mochila, cierra la caja y la guarda, se pone cerca de la puerta y llegan los guardias.
Ramiro: No encontramos nada muchacho anormal.
Javier: Espero que se hayan arrepentido de robar, puede ser eso.
Nepomuceno: Ojalá no se hayan llevado el coche, porque se vería mal en nuestro historial.
Javier: (Sonriendo amablemente) Bueno, tengo que retirarme, tengo mucha tarea.
Ramiro: Claro jovenazo.
Javier se retira, y los guardias están muy pensativos.
Nepomuceno: Se me hace conocido el muchacho.
Ramiro: Pues claro, es el que siempre llega temprano.
Nepomuceno: Pero lo digo por otra cosa.
Ramiro: Como sea, continuemos con la hueva.
Ramiro y Nepomuceno se sientan en sus respectivas sillas y Javier toma el camión.
 
Narración Final
Ya habían pasado días de aquella tragedia.
En el camión, Javier observa el disco, pensando en qué podía tener.
Las personas trataban de olvidar lo malo que les pasó.
Luis está en su casa, tratando de olvidar el accidente.
Nos quedamos pensando en que si ya no habrá más tragedias.
Paola está leyendo el artículo del accidente en el periódico.
Tratamos de permanecer unidos, antes de que algo malo pase.

Héctor está en su casa con Ofelia, ambos viendo una película.
Pero, hay momentos en los que nos damos cuenta,…
Javier llega a su casa y pone el disco en su computadora portátil.
…que la tragedia no ha terminado.

Se da cuenta que en el disco, hay una grabación donde Francisco va entrando al salón el momento en que murió, segundos después va pasando Pablo. Javier se sorprende, ya que confirma que la teoría que tanto tiempo tenían, era cierta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario